domingo, 30 de octubre de 2011

MI AMIGA ADICCIÓN



He de confesar, que últimamente, necesito inyectarme un gran chute diario de tinta y papel, ya sea por vía intravenosa  u "olfateril", me da igual, el caso es que me he dado cuenta que el enganche es tal, que ni la prensa,, ni la radio o un rico bombón helado me importan un pepino.
Me dijeron que para reducir la ansiedad me hiciera de un cuaderno para colorear, que me comprase una cajita  con la mayor gama de colores posible, y eso hice.
Primero le tocó a Bambí, me quedó genial, apenas se notaban los trazos, pareciera como si lo hubiera coloreado con algodón y polvos satinados, la verdad es que sí, que relajaba algo. El Capitán Trueno fue el segundo en caer. Empecé por la espada y luego por el escudo, los dos de gris satinado. Bueno, decir que al final me faltó por colorear las pezuñas de Bambi y el cuerpo del gran Capitán, al pobre lo dejé en pelotas, pero he de reconocer que mi adicción por escribir me superaba  y no me importaba no tener nada que contar, ni me importaba no tener el diccionario de sinónimos y antónimos a mi lado para no repetir. Ni me importaba no tener el Google a mano para documentarme sobre quién sabe qué ; solo necesitaba dibujar cada letra, una tras otra, para construir una palabra, una frase, un texto. Me daba igual si era en prosa o en verso, me daba igual si resultaba un escrito vulgar, empalagoso, con faltas ortográficas o que las tildes se colocaran fuera de su sitio o simplemente, no se colocaran. Los artificios me importaban un bledo, no soy Góngora ni Quevedo , me importa una mierda todo eso, yo lo que quiero es escribir y ahora ya estoy sintiendo ese sudor frio y calor a la vez de los adictos a algo. Mi amiga adicción me está llamando y yo la dejo entrar y me dejo enganchar como lo hace un recien nacido a la teta de su madre , y me siento como que no siento ni padezco, me transporta a otra galaxia. Es como si estuviera sentada en una nube en forma de trono y me sintiera la más bella de las reinas. Por unos momentos me evado de tantos golpes como minuto a minuto, segundo a segundo, nos golpea la gilipollez humana.
¡Cómo alucino!, me encuentro sentada en una nube en forma de Trono oyendo el caminar de los pájaros en bandada y en una misma dirección, distinguidos , arrogantes, orgullosos y a la vez borregos, porque si el primero se da la vuelta , vuelven todos a cambiar la dirección sin protestar. A veces me pregunto qué es lo que buscan. Y si alucino con los pájaros, a veces siento cómo otras nubes se acercan a mi y me saludan con un ¡hola!, entonces nos presentamos y nos damos la mano y de repente, siento como mi Trono se convierte en un  precioso caballo blanco del  cuál yo soy dueña y solo yo puedo llevar las riendas, y entonces le propongo un juego subida a su lomo: ¿Qué te apuestas que podemos atravesar el corazón del sol sin incinerarnos? Se quedó mudo, tanto, que su cuerpo se quedó congelado para siempre. Me encontraba sentada sobre un bloque de hielo transparente y cristalino, frío y muerto. Mi ilusión se quedó traspuesta y llora emberrechinadamente como cuando a un niño se le niega el chupa chups de fresa un minuto antes de la cena.
Entonces, ya no quiero disfrutar de los pájaros, ni del viento, ni de mi Trono, ni de mi caballo. Cuando una ilusión cae en picado, tú mueres con ella.
Pero alguien me dijo una vez, que la vida da muchas vueltas y quién sabe si esas cosas que deseamos con verdadera pasión, llegarán a ti acariciándote la mejilla y saludándote con un ¡Buenos días, cómo estás!, y entonces, solo entonces, empezarás de nuevo a creer.
Así que ahora me encuentro sobre mi caballo de hielo, triste y tiritando, y miro hacia mi derecha y una avalancha de negras nubes se dirigen hacia nosotros. Tengo mucho miedo, estoy nerviosa y no sé qué hacer. Tomo las riendas de mi caballo y éste no avanza, el hielo es tan tremendamente sólido que está anclado  en el espacio como si de una estátua se tratara. La masa "nubera" se acerca cada vez más y siento que me voy a morir.
Comienzo a sudar despavoridamente y litros de sudor me envuelve de tal manera que el hielo de mi caballo comienza a desvanecer y poco a poco se va  muriendo hasta convertirse en volcán.
¿Y qué hago yo ahora dentro de un volcán que a saber si pronto entrará en erupción o quizás esté también muerto? ¿Cómo voy ahora intentar atravesar el sol si los volcanes no tienen patas, ni piernas, ni ruedas ni saben volar?.  Vuelvo a desfallecer y lloriqueo pensando que jamás conseguiré mi sueño. Me siento una fracasada y las lágrimas salian con tal  fuerza, que se convirtieron en salvajes cataratas desprendiendo un ruido  tan infernal ,que no tuve más remedio que taparme los oídos y cerrar los ojos.
De repente mi volcán había sido arrastrado por las cataratas y me vi sentada al lomo de un cervatillo. Era Bambi.
Me había traido la cajita de lápices de colores y me dijo que fuí la más mala de las madres, que por qué no terminé de colorear sus pezuñas dejándole abandonado y sin escapatoria en una página donde le había tocado de compañero al Capitán Garfio. Que había pasado mucho frio y que me estaba buscando para que terminase de tejer la manta, esa manta que le cubriría sus pezuñas de color negro. No `pude contener las lágrimas y me abracé a él pidiéndole una y mil veces perdón e inmediatamente terminé de colorear lo que realmente le hacía libre: sus pezuñas. Ahora ya podía correr.
Pero la gran masa de nube oscura nos envolvió y quedamos atrapados en un túnel donde solo la oscuridad nos acompañaba. Sentí como el corazón de Bambi latia a mil por hora, -bum, bum, bum, bum, bum- y me abracé a él lo mas fuerte que pude. El terror nos aprisionó de tal manera que empezamos a rezar. 
Notamos cómo  el túnel se movia, avanzábamos, no sabíamos dónde, pero avanzábamos, y de repente divisamos un pequeño agujerito a unos 100 metros de distancia, un haz de luz se coló en el interior con tal fuerza que no podíamos mantener los ojos abiertos. Lo que pensábamos que podía ser nuestra salvación  se convirtíó en el mayor de los terrores: era el Sol. Entonces, Bambi acercó su carita hacia mi pecho y me dijo que ya no le importaba nada si  moríamos juntos y cada vez se acurrucaba al calor de mi cuerpo,más frio que el hielo, pero el amor no sabe de temperaturas. Le dije: - no perdamos la esperanza, saldremos adelante, te lo prometo, no sé cómo, pero te prometo que saldremos de ésta juntos- y miré hacia otro lado,no podía soportar la gran mentira que le acaba de contar, yo también pensaba que no saldríamos de ésta y le besé las mejillas.
Entonces, escuché algo estrepitoso, tan fuerte como un infernal trueno, la masa negra que nos tenía atrapados no pudo ser más cobarde y se desplomó ante la llegada inminente del rey Sol. El choque fue tan fulminante, que las nubes se conviertieron en una gran ola gigante de fuerza huracanada. Agua y viento se unieron para luchar contra el mayor de los enemigos astros, contra el gigante de los gigantes, el mayor de los hipócritas. Sí ese que de lejos te transmite paz, calidez y cobijo y cuando te acercas a  él te tuerce el cuello hasta convertirte en cenizas. Sí, ese era el Sol.


Agua, viento y fuego luchaban a morir. La fuerza del viento por poco consigue separar nuestros cuerpos imanados, pero no perdimos la esperanza  y era más fuerte el amor que nos profesábamos el uno por el otro que esa unión no la podria separar ni el mayor de los huracanes, asi que seguiamos intentando sobrevivir.
La gran masa de agua se convirtió en gigantescas olas de mil metros , empujadas por la ayuda solidaria del gran Eolo y ambos consiguieron apagar las llamas envenenadas del mayor y más hipócrita de los astros.
Agua, viento, Bambi y yo lo habíamos conseguido, ¡¡Sí señores, la apuesta la ganamos!! ¡¡ Conseguimos caminar por el corazón del Sol sin ser fulminados !! ¡¡ Gané la apuesta !! ¿Quién dijo que era imposible? ¡Ja y Ja, y requete JÁ !.


Cuando existe una ilusión y el amor, la solidaridad y el apoyo es real y sincero, ¡no hay sueños que no se puedan cumplir!.


Pero aún me sentía triste, algo me dejé atrás y esa nube de champán con la que brindamos todos se me hizo un poco amarga:  Abandoné al Capitán Trueno dejándolo prisionero en un papel y en pelotas. Mi adicción era tan fuerte que me olvidé de colorear una vida, una vida que me esperaba con su espada y su escudo dispuesta a luchar por los demás. Pero fuí egoista y no lo coloreé y el corazón se me rompió en pedacitos, Debía regresar cuanto antes de mis logradas fantasías. 
Bambi y yo nos despedimos de nuestros valientes salvadores, de  mi precioso caballo blanco, de mi inigualable y cómodo Trono y volamos a la velocidad de un Concorde por mi cuadernillo de colorear.
Allí se encontraba  el señor Trueno guiñándome un ojo. Empleé las mejores de las  tonalidades, rojo, blanco, azul, gris, verde, naranja....... empleé todos los colores para que mi capitán fuera el más fuerte entre los fuertes......, morado, lila, amarillo, verde limón, azul celeste......... ¡todo era poco para mi amigo!.  ¡¡ Ahí tienes tu libertad !! le dije dejando el último color sobre la mesa.
Entonces me dí cuenta que había desaparecido del cuadernillo y El capitán Garfio se adueñó de la página y fue entonces cuando alguien me dió unos golpecitos en la espalda a la vez que me saludaba con un  ¡Hola, qué tal!.  Era nuestro Capitán Trueno, más fuerte y libre que nunca y nos fundimos en un enorme abrazo junto con mi adorado cervatillo.


Y esto es tan real como que ahora mismo estoy escribiendo estas letras, estas palabras, este texto que finalmente me salió en prosa, como las faltas de ortografía que haya podido tener, como la ausencia de tildes y excesos de signos de admiración. 
Tan real , tan real, como que el "chute" me hizo efecto y me siento en la gloria junto a mi amiga adicción.


(Inma Reivan)

miércoles, 26 de octubre de 2011

¡¡MALDITO EGO !!



El otro dia me tocaba turno de "enfermera" en casa de mis padres, y después de asistirles, comienzo a repasar mi novela "DEMEGRES"  e ir intentando reconstruir el "puzzle".
Después de haber escrito como unas diez páginas, decido descansar en el sillón del salón, pulso el encendido del mando del televisor y lo primero que apareció fue la ciudad de Lorca rehaciéndose o al menos eso intentaban tras la tragedia. Aún queda mucho por hacer, muchos solares solitarios esperando a ser reconstruidos, la verdad que el paisaje no era demasiado bonito:  LA CRISIS NO DA PARA MÁS.

Cambio de canal y me horroriza ver las llamas del incendio presuntamente provocado recorrer hectáreas aniquiladas entre árboles fantasmas. ¿Investigarán quién fue el causante?: CASO IMPOSIBLE Y CERRADO.

Me gustan los documentales y vuelvo a zapear, la hambruna aparece como Pedro por su casa, ya casi ni hacemos caso, vamos, como si se tratase de un anuncio de colonia, aunque tengo que reconocer, que me sigue costando ver las mismas imágenes memorizadas  desde que nací y entonces, ........ miro hacia abajo: ¿HASTA CUÁNDO?.

Oigo un grito desde la habitación contigúa, era mi madre pidiéndome un vaso de agua. Apago el televisor y le doy de beber. Regreso de nuevo y me vuelvo a sentar apoyándome sobre uno de los brazos del confortable sillón, pero esta vez, en el más absoluto de los silencios y me da por pensar: ¿Qué nos está pasando? ¿Hace falta una catástrofe para que la humanidad se solidarice con ella misma? ¿Por qué no nos ayudamos antes? 

¿Por qué hemos dejado de creer en la justicia, en el vecino de al lado o en nuestra propia sombra?.
¿Qué puedo hacer yo? ¿Alguien puede hacer algo?.


La verdad, me maldigo a veces por preocuparme de querer terminar una novela que seguramente  solo dos personas tengan interés en "releer" :  Mi amigo Salva y yo.


¡¡MALDITO EGO!!.


Inma Reivan.

miércoles, 12 de octubre de 2011

YO VIVÍ EN UNA CASA CUARTEL.


Comandancia de la Guardia Civil de San Severiano en Cádiz. Aquí nací yo.



MI INFANCIA EN UNA CASA CUARTEL. (AUTOBIOGRÁFICO)

Ahora soy una persona adulta y después de ver cómo derriban la vieja comandancia de la Guardia Civil de S. Severiano en Cádiz, lugar donde nací y viví toda mi infancia, se me ocurre contar mi pequeña   o para mí, “Gran Historia”.

Soy hija de un Capitán de la Guardia Civil, mi madre una ama de casa multifunción, es decir, lo mismo te hacía un abrigo, que tocaba el piano en sus años mozos, que grababa una canción maravillosamente en los antiguos cassettes, que dibujaba o escribia versos y poemas. Era y es una todo terreno. Pero voy a lo que voy. Os quiero contar cómo viví desde que me acuerdo hasta que tuve 12 años, que jubilaron a mi padre en una Casa Cuartel.

Ya de entrada, deciros que fue la  mejor etapa de mi vida. Mi padre se hizo militar en un principio como medio de ganarse la vida, asi de claro. Si le hubieran ofrecido en aquella época, en la de Franco, ser un administrativo “en la calle”, seguramente ahora estaría cobrando la jubilación de “oficinista”, o de Auxiliar, ya que mi padre no tenía estudios pero sí ha sido un currante durante toda su vida, Creo que es conveniente hablar un poco de la procedencia humilde de mi padre ya que fue el detonante para que lo “engancharan” de alguna manera en la Guardia Civil.  Así que empezó desde abajo, subido a un caballo y trasteándose todas esas montañas y vericuetos en busca de algún que otro  contrabandista. Por entonces recuerdo que se buscaba a  Eleuterio Sánchez “ El Lute” y yo supe de él por la cantidad de chistes que se contaban sobre el susodicho y porque de vez en cuando oia decir “cuidado que viene el Lute y te llevará..”, como si fuera el “coco” , y claro, yo a mis ocho años, me lo creía y me agarraba más fuerte al brazo de mi madre.

El patio de la Casa Cuartel era bastante grande, con lo cuál dejaba mucho espacio para que los niños disfrutásemos de juegos como el “pilla, pilla”,  patinar sobre ruedas, el escondite e incluso podíamos jugar al tenis dibujando una raya con tiza  sobre el suelo que dividía los campos. La de pelotazos que se llevaba más de un guardia que pasaba por allí ni os cuento, jajajjajaj.

 Tambien tengo que decir que las broncas que nos llevábamos del guardia de turno que estaba encargado de vigilar la entrada de coches y de gente al Cuartel, eran monumentales, y ahora que soy mayor es cuando pienso lo que le hicimos sufrir: 

Cuando no le dábamos un balonazo a algunos de los coches que estaban por allí aparcados, nos metíamos por las oficinas que se encontraban en el edificio destinado a los suboficiales y oficiales,, y claro, le gastábamos bromas al oficinista de turno que se habia dejado la puerta abierta y le deciamos cosas como “idiotaaaaaa” y salíamos corriendo escaleras abajo como los locos. A veces nos metiamos en el bar del cuartel , pediamos un polo de limón y salíamos pitando sin pagar. Habría que ver a ese camarero Guardia Civil, gritando como poseso “ ¡¡, Que sé quiénes son vuestros padreeeeees, ya les diré lo que hacéis ¡!, y efectivamente,  allí nos apuntó en una libreta: “el hijo del sargento Pérez”, “la hija de Antonio el del Economato”, el hijo del Capitán médico”......

Los hijos de oficiales o mejor dicho la familia de un Oficial, contába con algunos de los privilegios que el “grado” nos ofrecía, y uno de esos privilegios era contar con un ordenanza para las tareas de la compra de alimentos, farmacia o cualquier cosa que una familia normal necesita .Así que un dia que falté al colegio por la mañana porque llegué tarde, me encontré a mi padre y al ordenanza hablando con un papel en la mano: el polo de limón me salió muy caro. Estuve durante 1 semana sin probar tan delicioso sabor porque mi padre había dado órdenes , a través del ordenanza, a que el camarero no me sirviese ningun polo ni otro tipo de helado durante una semana. ¡Me cagon su puñetera madre!, amén del guantazo que me pegó en la cara cuando mi padre tuvo en su poder el asqueroso papel de los coj..... (no quiero decir tacos, que hablo de mi infancia, pero ahora que soy adulta me salen solos, sorry).

El rematose fue cuando el hijo del Coronel, muy amigo de mis hermanos , y que tenía un careto impresionante, vamos, por decir algo, era de los que iba de puerta en puerta cuando llegaba Navidad y se ponia a cantar en solitario en plan Il Divo, “El camino que lleva a Belén”, de Raphael., ¡no os imagináis el coñazo que nos daba, es que era la ostia bendita!,, pero había que escucharle porque era un niño, mayor que yo, tendría 15 años y encima era el hijo del Coronel, aunque a él que su padre fuera un “gordo” se lo pasaba por el forro, todo hay que decirlo. En eso le aplaudo porque era de lo más sencillo, no como otros “hijos de  oficiales” En fin, que a éste chaval había que temerle no tan solo por el coñazo que daba con sus cantares, sino porque tenia un pedazo “pastor alemán” que cuando lo soltaba por allí, el patio del cuartel se quedaba vacío de niños. Teníais que ver al “Divo” decirle al perro “ ¡A POR ELLOS “! Y en esos momentos si todos nos hubiéramos presentado  a los 100 METROS LISOS, no hubiera ganado nadie porque habría un empate colectivo de por lo menos 20 niños, ¡qué manera de correr  y encima subiendo escaleras en dirección cada uno a su casa! Me acordaré toda mi vida de ese pastor alemán, de Il Divo, y de su puñetera madre.

Como siempre, el sufridor de turno, el guardia de la caseta, tuvo que imponer órden y decirle que o amarraba al perro o se lo diría a su padre. Siempre terminaba amarrando al perro y castigado en su casa sin salir hasta que volvía a las andadas.

En fin.... que estaria horas y horas contando anécdotas de mi infancia en la Comandancia de la Guardia Civil, a la cuál le tengo mucho cariño porque  como ya os dije, pasé allí mi mejor etapa y creo que a  todos los niños de allí les pasará lo mismo.

También he de decir que a pesar de mi edad, ocho años, ya me daba cuenta de algunos detalles que no me molaban. Por ej., no sólo yo , sino, que pienso que más niños, nos sentiamos discriminados con respecto a los niños que vivian fuera de la Comandancia.

Cuando saliamos del Cuartel, por ej.  A comprar chuches a un kiosko de fuera, los niños “de la calle” que nos veían salir, nos miraban con ojos diferentes, como si fueramos imbéciles para ellos.  Entonces no comprendíamos por qué se nos miraba diferentes y ahora que soy mayor, creo que sí lo sé: El desconocimiento y la mala leche siempre ha existido y seguirá existiendo. No quiero meterme en temas políticos, ni  voy a opinar ahora sobre temas que viví y no me gustaban en relación a las clases sociales, a los favoritismos, al peloteo, etc etc, temas que por otro lado existen DENTRO Y FUERA DE UNA CASA CUARTEL.

Sólo decir que la Casa Cuartel la conformaban familias de militares, cada uno con su graduación, con su forma de pensar (que entonces ni siquiera sabíamos los pensamientos del de al lado porque con el señor Caudillo no se podia hablar, ( al menos en mi casa no supe lo que era la política hasta que Franco murió), familias con sus  problemas como todo el mundo, económicos, de salud, de afectos, etc etc,  f amilias normales con problemas normales , que solo pretendian ,  como todo el mundo, que le llegase la paga a fin de  mes. Depende del grado militar, unos cobraban más y otros menos, pero no os creáis que ahí la gente tenia pasta, ahí como en todos sitios, a unos puede que le sobrara y a otros les faltaba.

Yo, como hija de mi padre, un oficial de la Guardia Civil de lo más honrado y humilde, al igual que toda mi familia, me siento muy orgullosa de haber nacido en esa  Casa Cuartel porque me lo pasé genial y porque mis padres me inculcaron sobre todo el gran valor de la HUMILDAD incluso siendo un “militar de la Guardia Civil”.

Dentro o fuera, todas las personas son iguales, unas auténticas, otros hipócritas, otros inaguantables, otros pura humildad y otros delincuentes. Y diferencia de clases sociales,  COMO TODO EL MUNDO, pero DENTRO Y FUERA DE UNA CASA CUARTEL.


Siempre mis respetos hacia la libertad de expresión y de opinión. Y termino con otra cosa muy personal: LO  ÚNICO QUE ME INTERESA ES LA PERSONA,

Y desde aquí, quiero darle las gracias a una amiguita mía del cuartel , la hija de un Guardia Civil, que no de un oficial, que fue con la que pasé los mejores momentos de mi vida jugando a los cromos, a los recortables, a la comba y a comernos una torta de aceite sentadas sobre el alquitrán en todo el centro del patio. Un abrazo Piedi, espero que ese asma se te curase del todo.

Inma Reivan.

sábado, 17 de septiembre de 2011

CARTA DE AMOR






Hoy necesito contarte lo que nunca me atreví, quizás por miedo a perderte del todo, quizás por respetar al respeto, quizás porque soy demasiado tonta o quizás porque no lo soy, no sé, pero hoy necesito contarte lo que nunca me atreví.

Tan ´sólo nos unía un hola, un hasta luego, una sonrisa o una mirada de paso...., tan sólo eso nos unía......

Siempre tan bello, te veía feliz junto a tu mujer , os comíais a besos sin temor al qué dirán. Eras tan expresivo........, tan cariñoso, me conformaba con mirarte, soñarte, amarte en silencio. Llorarte.


Solo mis sábanas fueron testigo de cuánto te deseaba. Me acariciaba soñando tus manos y sentía tanto placer....... Mis labios se entreabrían imaginando los tuyos y tan solo mis lágrimas saladas se introducían en ellos hiriéndo aún más ese nudo en la garganta que me axfisiaba.


Hoy necesito contarte todo lo que nunca me atreví. No puedo más.


Otro amor ocupa tu corazón y me duele, me duele en el alma, los celos me corroen las entrañas y los latidos del corazón poco a poco van muriéndose. Si al menos me pudiera imaginar que no existes, que ella nunca existió. Pero imposible soñar que controlas los sueños, es imposible no quererte, no desearte, no amarte.


Ahora me siento sola y vacía  y me muero de dolor. Te odio, te odio por no tenerte, te odio porque existes, odio esa sonrisa maravillosa y odio esa mirada de buenos dias, que tan solo es de paso, pero siento como penetra en mi alma y me hace daño, mucho daño. Odio este amor unidireccional  con flecha directa a tí, pero quería que supieras que existo y te pido perdón por este amor prohibido.


Ahora necesito saber si mi esperanza dejará de llorar alguna vez y si  alguna vez serán tus labios los que cubran los mios abiertos, y no mis  lágrimas saladas.


Te pido perdón amor mio, no tengo derecho a despertar en tí ningún tipo de sentimientos, pero me siento rota y abatida.


Siempre tuya.

miércoles, 24 de agosto de 2011

CONTIGO HASTA LA MUERTE (INTRODUCCIÓN)


Aquella mujer temblaba de aquella manera, que no pude por menos que preguntarle qué le sucedía, aunque yo lo sé todo de ella, pero quería que me mirase a los ojos.
Allí estaba envuelta en una toalla sentada en el bordillo de la acera, con el pelo chorreándole por la espalda a unos 40 grados al sol. Parecía ausente. Sus pies descalzos no parecieran causar los estragos del calor,  totalmente indiferentes, al igual que sus ojos que perdidos en el infinito, parecieran dos pupilas de muñeca llorona, pero éstos sin derramar una sola lágrima......perdidos no sé dónde. Bueno, sí lo sé, yo lo sé todo.
Diría que se encontraba en éxtasis, aunque su cuerpo respondía a señales externas ya que no dejaba de tiritar, y a veces , se quedaba totalmente inmóvil, ida, fuera de sí.
Lo que sí es cierto, es que su alma no se encontraba allí, sino a escasos metros de la víctima que yacía flotante en aquellas turbias aguas de sal y algas.

Yo lo sé, lo sé todo, es más, sabía lo que iba a ocurrir, pero a mi pesar, debía mantenerme al márgen, no tengo autorización y desgraciadamente mi dependencia es tal, que vivo atada de pies y  manos a quién me posee. No tengo libertad, soy prisionera , a pesar de que mi comportamiento es el correcto, prisionera hasta la muerte. No tengo derechos. Sí , todos me temen, todos me huyen , lo reconozco y contradictoriamente tengo que decir en mi defensa, que soy la más inteligente, la que podría hacer que por fin floreciese el cambio esperado que la humanidad en el fondo necesita y quiere, la que tiene el poder de cambiar las actitudes humanas en un abrir y cerrar de ojos, la que podría borrar de un plumazo los 7 pecados capitales. La que acabaría con la hambruna, con las guerras............. no me quiero extender más, pero sí, SOY LA VOZ DE LA CONCIENCIA.
 Pero sin embargo, soy esclava de una mente que aun teniendo el privilegio de poseerme, no se digna a preguntarme jamás,  le cuesta pedirme ayuda y daría la vida porque alguna vez esta mente enferma que me ha tocado de compañera, se dignase tan solo por una vez, a prestarme atención, a dejarme hablar, a desahogar mis sentimientos, que también los tengo y así por fin respirar una bocanada de sensatez.
El poder de la mente es absoluto, y yo, la conciencia, soy un mero instrumento que mueven a su antojo, pero que cuando emerjo de las profundidades, o bien puedo hacer milagros, o bien emerjo para morir con ella.
Como os iba diciendo, aquella mujer que tiritaba a extremos inimaginables, era mi otro yo,  la dueña y señora de mis desdichas, la que me tenía miedo, la que no me escuchaba nunca. Yo soy consciente de que lo intenté. La conocía mejor que nadie, e incluso la amaba, pero DEMEGRES MONTEJANO MIGUEL, nunca hizo caso de mis consejos, hasta su nombre la delataba rarita: DEMEGRES.


Os contaré cómo empezó todo.


domingo, 7 de agosto de 2011

MONÓLOGO A NINGUNA PARTE, ¿O SÍ?

Hoy estoy aburrida, se cansa uno de hablar de enfermedades, medicamentos, me duele aquí, dáme un vaso de agua, llévame al water, qué hora es, ¿me diste el plantaben?, y un largo etc que os terminaría de volver locos.

Sí, el cuidado de las personas mayores es así,  hay que tener más paciencia que el santo Job, pero está claro que el amor que sientes hacia ellos puede más que todo el trabajo.

Ahora, en un momento de lucidez mental, (si eske alguna vez lo habré tenido, jej) tengo ganas de escribir algo y no se qué, porque escribir por escribir me parece una chorrada pero si se toma como terapia de relajación, pues mira, no está mal, uno empieza a decir tonterias y no sabe por donde acabará, de momento estoy escribiendo y mi mente se encuentra aquí.

El poder de relajación de teclear o "plumear" o "boligrafear" ya se sabe de toda la vida que es increible, o ya no os acordáis cuando nos mandaban como castigo en el colegio escribir 1000 veces "en clase no se habla" para que nos relajásemos un poquito. Eso sí, terminabamos hasta el puto culo de la dichosa frase y cogíamos una velocidad para terminar que al final ya no sabiamos ni la frase que estábamos escribiendo, ni dónde estábamos, ni la hora que era o en qué canal echaban nuestro programa favorito, de locos vamos.

Osi no, cuando te hacian escribir otras 2000 veces "en clase no se puede comer chicle", ¡valiente chuminada! ¿No era mejor que te pegasen el chicle en la punta la nariz y te fueran pasando con él de clase en clase como con las orejas de burro e iba que chuta?. Seguro que ese ya no comia chicle en su puñetera vida. Pues no,  ¡A ESCRIBIR 3000 VECES, 4000, 5000..!!  ¡¡ POR DIOS BENDITO, ya se vengó bien el profe de lengua con nosotros, asi le cayese una cagada de buitre en to la cabeza y se la tengan que cortar. Esa época me traumatizó y así estoy....

Total, que al final llegué a la conclusión que escribir RELAJA M OGOLLÓN y eso estoy haciendo ahora mismo sin parar y sin detenerme a leer ni lo que estoy escribiendo, por algun lado saldré, eso fijo , hasta que me peguen un susto de muerte y me griten: "¡¡ CORREEEEEEEEEEEE, QUE ME CAGOOOOOOOOOO !!". Aquí se me acabaría todo el chollo, pero mientras si y mientras no, aquí estoy con una velocidad que más quisieran los de fórmula 1, vamos que la punta del boli bic me está mirando con una cara de asesina que a Jack el Destripador lo deja destripando butifarras.

Y mira por donde me está quedando un monólogo de MIERDA, porque tanta estupidez no creo que la llegue a leer nadie con un mínimo de sentidod común, pero como se de antemano que el sentido común de la humanidad brilla por su ausencia, no puedo por menos que esbozar una inmensa alegria de saber que el 90% de la población mundial, me está leyendo en estos momentos y eso te da un subidón que te CAGAS LAS PATA ABAJO.

Sé que muchas veces suelto tacos, digo palabras soeces, ¡¡PERO QUÉ COÑO, QUÉ ABURRIDO SERIA TODO SI NO LAS SOLTÁSEMOS DE VEZ EN CUANDO, JODER!!.

Además, ¿por qué me tengo que excusar si el verbo CAGAR viene en el espabilaburros, como llama mi padre al gran diccionario de la REAL ACADEMIA ESPAÑOLA?. En realidad, no se si viene o no viene legalizada, pero ahora no tengo ganas de ponerme a buscar, por lo tanto, si viene en el espabilaburros, no me tengo por qué excusar, y si no viene, ¡qué coño me voy a excusar, a caso los  políticos no comenten errores mil y una vez y no piden perdón a nadie? vamos, eske tiene mandanga esto........

Además la palabra CAGAR, es digna de mi admiración más total, pues si contásemos la de veces en nuestra vida que la nombramos, sea legal o no, sería digna de hacerle un monumento, o ponerle una calle, o el nombre de un pueblo, ciudad o distrito si fuese en América.

Calle EL CAGAR, no suena mal, la verdad. Y pensándolo bien, no sé por qué a una necesidad tan imperiosa, gratificante y placentera no se le ha puesto ya una calle, y sin embargo a tanto mangante que anda suelto se le adorna su nombre con un esmero y una parsimonia que a todos los que estamos esperando que inauguren la calle se nos queda un careto de santitud apostólica, romana, mozárabe y atea que solo nos hacen falta las alitas de algodón y el aro ese que se pone en el coco cuando a uno le hacen santo, que no se como leches se llama. Todos con una sonrisita más falsa quel copón y ¡hala! todos a aplaudir cuando corren la cortina y aparece el preciado nombre del susodicho.

¡¡ PUES NO SEÑORES, ME NIEGO EN ROTUNDO !!.

DESDE AQUÍ ABOGO PORQUE ALGUNA CALLE SE LLAME "EL CAGAR", o no sabéis aquello de "NO HAY UN PLACER MÁS DESEADO QUE EL DESPUÉS DE HABER CAGADO". Pues eso. ¿Tengo razón o no?-

Ante todo decir que NO TENGO ABUELOS.

Voy a darle el PLANTABEN a mi padre, ¡¡Dios me coja confesá!! :P

PD. Si creéis que se me ha ido la olla, ¡¡NO OS CORTÉIS, LIBERTAD DE EXPRESIÓN FOREVER!!

Por cierto, ¿ésto es un monólogo?, jejejej.

¡¡ USTEDES LO CAGUEN BIEN !!  XDDDDDD


"SIEMPRE ME GUSTÓ EL HUMOR DEL ABSURDO!.

sábado, 6 de agosto de 2011

PERDERTE, NO

Tantas emociones juntos......tantas sonrisas y tantas lágrimas......tantas horas respirando bajo un mismo techo, tantos dias..... años........ y ahora no sé dónde estarás.

Un amigo común nos presentó y desde entonces caí en tu trampa. Me quedé prendada de esos ojos penetrantes que me producían un nudo en la garganta, de esa zalamería tuya que conquistaba al más insumiso,.........de esas manos que no dejaban de acariciar las mias. Todo Tú , era Yo,........... y ahora no sé dónde estarás.

Te volvías loco con aquella falda gris perla que apretaba mis insinuantes caderas, te encantaba que me dejase el pelo suelto con aroma a limón, tu champú preferido...... , estabas tan loco por mí......y yo por tí......... y ahora , no sé dónde estarás.

Me llamaste una madrugada, no podias venir a casa, se averió el coche y te dije "ten cuidado amor, descansa, sabes que te espero". Pero aquella voz lejana susurrante, diría yo........ No pude dormir esa noche.

Apareciste al dia siguiente, ya no eras el mismo, me besaste en la mejilla y no en los labios, me dijiste "cariño, estoy cansado me voy a dormir". Ni una sola palabra más.

Muchas averias que iban y venian, a veces te pasabas tres noches sin venir, tres noches sin verte, abrazarte, llorarte.... No cogías el tfno, la distancia se iba alargando cada vez más y con ella mi esperanza, pero yo seguía amándote............. y ahora, no sé dónde estarás.

No quiero perderte, PERDERTE, NO.



PARA TODOS MIS AMIGOS CON MUCHO CARIÑO.
INMA REIVAN.