domingo, 30 de octubre de 2011

MI AMIGA ADICCIÓN



He de confesar, que últimamente, necesito inyectarme un gran chute diario de tinta y papel, ya sea por vía intravenosa  u "olfateril", me da igual, el caso es que me he dado cuenta que el enganche es tal, que ni la prensa,, ni la radio o un rico bombón helado me importan un pepino.
Me dijeron que para reducir la ansiedad me hiciera de un cuaderno para colorear, que me comprase una cajita  con la mayor gama de colores posible, y eso hice.
Primero le tocó a Bambí, me quedó genial, apenas se notaban los trazos, pareciera como si lo hubiera coloreado con algodón y polvos satinados, la verdad es que sí, que relajaba algo. El Capitán Trueno fue el segundo en caer. Empecé por la espada y luego por el escudo, los dos de gris satinado. Bueno, decir que al final me faltó por colorear las pezuñas de Bambi y el cuerpo del gran Capitán, al pobre lo dejé en pelotas, pero he de reconocer que mi adicción por escribir me superaba  y no me importaba no tener nada que contar, ni me importaba no tener el diccionario de sinónimos y antónimos a mi lado para no repetir. Ni me importaba no tener el Google a mano para documentarme sobre quién sabe qué ; solo necesitaba dibujar cada letra, una tras otra, para construir una palabra, una frase, un texto. Me daba igual si era en prosa o en verso, me daba igual si resultaba un escrito vulgar, empalagoso, con faltas ortográficas o que las tildes se colocaran fuera de su sitio o simplemente, no se colocaran. Los artificios me importaban un bledo, no soy Góngora ni Quevedo , me importa una mierda todo eso, yo lo que quiero es escribir y ahora ya estoy sintiendo ese sudor frio y calor a la vez de los adictos a algo. Mi amiga adicción me está llamando y yo la dejo entrar y me dejo enganchar como lo hace un recien nacido a la teta de su madre , y me siento como que no siento ni padezco, me transporta a otra galaxia. Es como si estuviera sentada en una nube en forma de trono y me sintiera la más bella de las reinas. Por unos momentos me evado de tantos golpes como minuto a minuto, segundo a segundo, nos golpea la gilipollez humana.
¡Cómo alucino!, me encuentro sentada en una nube en forma de Trono oyendo el caminar de los pájaros en bandada y en una misma dirección, distinguidos , arrogantes, orgullosos y a la vez borregos, porque si el primero se da la vuelta , vuelven todos a cambiar la dirección sin protestar. A veces me pregunto qué es lo que buscan. Y si alucino con los pájaros, a veces siento cómo otras nubes se acercan a mi y me saludan con un ¡hola!, entonces nos presentamos y nos damos la mano y de repente, siento como mi Trono se convierte en un  precioso caballo blanco del  cuál yo soy dueña y solo yo puedo llevar las riendas, y entonces le propongo un juego subida a su lomo: ¿Qué te apuestas que podemos atravesar el corazón del sol sin incinerarnos? Se quedó mudo, tanto, que su cuerpo se quedó congelado para siempre. Me encontraba sentada sobre un bloque de hielo transparente y cristalino, frío y muerto. Mi ilusión se quedó traspuesta y llora emberrechinadamente como cuando a un niño se le niega el chupa chups de fresa un minuto antes de la cena.
Entonces, ya no quiero disfrutar de los pájaros, ni del viento, ni de mi Trono, ni de mi caballo. Cuando una ilusión cae en picado, tú mueres con ella.
Pero alguien me dijo una vez, que la vida da muchas vueltas y quién sabe si esas cosas que deseamos con verdadera pasión, llegarán a ti acariciándote la mejilla y saludándote con un ¡Buenos días, cómo estás!, y entonces, solo entonces, empezarás de nuevo a creer.
Así que ahora me encuentro sobre mi caballo de hielo, triste y tiritando, y miro hacia mi derecha y una avalancha de negras nubes se dirigen hacia nosotros. Tengo mucho miedo, estoy nerviosa y no sé qué hacer. Tomo las riendas de mi caballo y éste no avanza, el hielo es tan tremendamente sólido que está anclado  en el espacio como si de una estátua se tratara. La masa "nubera" se acerca cada vez más y siento que me voy a morir.
Comienzo a sudar despavoridamente y litros de sudor me envuelve de tal manera que el hielo de mi caballo comienza a desvanecer y poco a poco se va  muriendo hasta convertirse en volcán.
¿Y qué hago yo ahora dentro de un volcán que a saber si pronto entrará en erupción o quizás esté también muerto? ¿Cómo voy ahora intentar atravesar el sol si los volcanes no tienen patas, ni piernas, ni ruedas ni saben volar?.  Vuelvo a desfallecer y lloriqueo pensando que jamás conseguiré mi sueño. Me siento una fracasada y las lágrimas salian con tal  fuerza, que se convirtieron en salvajes cataratas desprendiendo un ruido  tan infernal ,que no tuve más remedio que taparme los oídos y cerrar los ojos.
De repente mi volcán había sido arrastrado por las cataratas y me vi sentada al lomo de un cervatillo. Era Bambi.
Me había traido la cajita de lápices de colores y me dijo que fuí la más mala de las madres, que por qué no terminé de colorear sus pezuñas dejándole abandonado y sin escapatoria en una página donde le había tocado de compañero al Capitán Garfio. Que había pasado mucho frio y que me estaba buscando para que terminase de tejer la manta, esa manta que le cubriría sus pezuñas de color negro. No `pude contener las lágrimas y me abracé a él pidiéndole una y mil veces perdón e inmediatamente terminé de colorear lo que realmente le hacía libre: sus pezuñas. Ahora ya podía correr.
Pero la gran masa de nube oscura nos envolvió y quedamos atrapados en un túnel donde solo la oscuridad nos acompañaba. Sentí como el corazón de Bambi latia a mil por hora, -bum, bum, bum, bum, bum- y me abracé a él lo mas fuerte que pude. El terror nos aprisionó de tal manera que empezamos a rezar. 
Notamos cómo  el túnel se movia, avanzábamos, no sabíamos dónde, pero avanzábamos, y de repente divisamos un pequeño agujerito a unos 100 metros de distancia, un haz de luz se coló en el interior con tal fuerza que no podíamos mantener los ojos abiertos. Lo que pensábamos que podía ser nuestra salvación  se convirtíó en el mayor de los terrores: era el Sol. Entonces, Bambi acercó su carita hacia mi pecho y me dijo que ya no le importaba nada si  moríamos juntos y cada vez se acurrucaba al calor de mi cuerpo,más frio que el hielo, pero el amor no sabe de temperaturas. Le dije: - no perdamos la esperanza, saldremos adelante, te lo prometo, no sé cómo, pero te prometo que saldremos de ésta juntos- y miré hacia otro lado,no podía soportar la gran mentira que le acaba de contar, yo también pensaba que no saldríamos de ésta y le besé las mejillas.
Entonces, escuché algo estrepitoso, tan fuerte como un infernal trueno, la masa negra que nos tenía atrapados no pudo ser más cobarde y se desplomó ante la llegada inminente del rey Sol. El choque fue tan fulminante, que las nubes se conviertieron en una gran ola gigante de fuerza huracanada. Agua y viento se unieron para luchar contra el mayor de los enemigos astros, contra el gigante de los gigantes, el mayor de los hipócritas. Sí ese que de lejos te transmite paz, calidez y cobijo y cuando te acercas a  él te tuerce el cuello hasta convertirte en cenizas. Sí, ese era el Sol.


Agua, viento y fuego luchaban a morir. La fuerza del viento por poco consigue separar nuestros cuerpos imanados, pero no perdimos la esperanza  y era más fuerte el amor que nos profesábamos el uno por el otro que esa unión no la podria separar ni el mayor de los huracanes, asi que seguiamos intentando sobrevivir.
La gran masa de agua se convirtió en gigantescas olas de mil metros , empujadas por la ayuda solidaria del gran Eolo y ambos consiguieron apagar las llamas envenenadas del mayor y más hipócrita de los astros.
Agua, viento, Bambi y yo lo habíamos conseguido, ¡¡Sí señores, la apuesta la ganamos!! ¡¡ Conseguimos caminar por el corazón del Sol sin ser fulminados !! ¡¡ Gané la apuesta !! ¿Quién dijo que era imposible? ¡Ja y Ja, y requete JÁ !.


Cuando existe una ilusión y el amor, la solidaridad y el apoyo es real y sincero, ¡no hay sueños que no se puedan cumplir!.


Pero aún me sentía triste, algo me dejé atrás y esa nube de champán con la que brindamos todos se me hizo un poco amarga:  Abandoné al Capitán Trueno dejándolo prisionero en un papel y en pelotas. Mi adicción era tan fuerte que me olvidé de colorear una vida, una vida que me esperaba con su espada y su escudo dispuesta a luchar por los demás. Pero fuí egoista y no lo coloreé y el corazón se me rompió en pedacitos, Debía regresar cuanto antes de mis logradas fantasías. 
Bambi y yo nos despedimos de nuestros valientes salvadores, de  mi precioso caballo blanco, de mi inigualable y cómodo Trono y volamos a la velocidad de un Concorde por mi cuadernillo de colorear.
Allí se encontraba  el señor Trueno guiñándome un ojo. Empleé las mejores de las  tonalidades, rojo, blanco, azul, gris, verde, naranja....... empleé todos los colores para que mi capitán fuera el más fuerte entre los fuertes......, morado, lila, amarillo, verde limón, azul celeste......... ¡todo era poco para mi amigo!.  ¡¡ Ahí tienes tu libertad !! le dije dejando el último color sobre la mesa.
Entonces me dí cuenta que había desaparecido del cuadernillo y El capitán Garfio se adueñó de la página y fue entonces cuando alguien me dió unos golpecitos en la espalda a la vez que me saludaba con un  ¡Hola, qué tal!.  Era nuestro Capitán Trueno, más fuerte y libre que nunca y nos fundimos en un enorme abrazo junto con mi adorado cervatillo.


Y esto es tan real como que ahora mismo estoy escribiendo estas letras, estas palabras, este texto que finalmente me salió en prosa, como las faltas de ortografía que haya podido tener, como la ausencia de tildes y excesos de signos de admiración. 
Tan real , tan real, como que el "chute" me hizo efecto y me siento en la gloria junto a mi amiga adicción.


(Inma Reivan)

12 comentarios:

  1. Realmente bueno, Inma. esta claro que la droga se te ha inocilado hasta dentro. Y que capacidad tyieness para desarrollar unas sensaciones, un sentimiento, y que facil de leer y de asimilar. me ha encantado. Jose Huete.

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias Jose, tu y yo sabemos lo que es la necesidad de escribir. Ese abrazo tremendo...

    ResponderEliminar
  3. Me encantó!!! imaginación, un monton de sentimientos expresados de un modo ...como infantil ? me hizo recordar mis sueños de cuando era niña. Repito (no tengo el diccionario de sinónimos) Me encantó!!!

    ResponderEliminar
  4. Como soy periodista me quedo con la noticia, el capitán trueno ha sido pillado con Inma en una acción un tanto comprometida.
    Inma bien, la moraleja, o una de ellas, es la que nos lleva a seguir con un 'bambi' cerca saldremos. Un beso JM

    ResponderEliminar
  5. Gracias Anónimo del 30 de octubre ;D. No sé quién eres pero muchisimas gracias por regalarme unos minutos de tu tiempo en leer mi cuento y además opinar. Ese es el mayor de los regalos que me pueden hacer. Me alegro te gustase. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. JM: tu opinión como periodista me enorgullece, y sí, si tenemos un "bambi" cerca podremos conseguir los mayores de nuestros sueños. Ese bambi es la solidaridad. Un beso :)

    ResponderEliminar
  7. Alguien capaz de ver tras la mirada ausente de un indigente y pintar el mundo con los colores de Disney, es capaz de recuperar ese globo de luna que se escapó y devolver al mundo la magia perdida del principito y su asteroide, sólo por amor y con amor, para el amor...Bs y que no pare la sangre de chorrear tinta de corazón sobre el papel o la pantalla...Bs

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu opinión Laura, si que es verdad que la unión hace la fuerza y mueve montañas ;D. Besazos.

    ResponderEliminar
  9. REALMENTE BUENO Y COMO SIEMPRE EN TU MAGNIFICA LINEA,UN BESOTE Y AQUI TIENES A UN AMIGO INCONDICIONAL,MI MAS SINCERA ADMIRACION HACIA TUS RELATOS Y TU GRAN TRABAJO.BESOS DESDE DONOSTI.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Juan Marí, me alegro te gustase. Un abrazo y sabes que aquí también tienes una amiga ;D. (éste comentario va a parecer que lo hemos "compinchao" jajajjaja.

    ResponderEliminar
  11. INMA te conoci de una manera extraña ``por el titulo de una cancion, ke tu me diste el nombre de lautor aprendi a admirarte y lo ke mas me mola de ti es ke eres directa y no te callas nada , hay veces keser es asi noes lo mas aconsejable , pero tu tienes algo especial aceptas tus errores y enseñas a tu manera con comabies nunca

    ResponderEliminar
  12. Gracias Isabella, que pusiste anónimo pero me supuse que serías tú por la historia de la manera de conocernos, jajajjaj. Gracias siempre por tu apoyo, de verdad. Un besazo.

    ResponderEliminar